miércoles, 29 de octubre de 2008

Nuevo Génesis


Así reza la leyenda…
Y Chuck Norris creó el mundo de una patada giratoria.
Primero creó el cielo y la tierra. La Tierra estaba vacía, así que Chuck creó la luz con la fricción de su vello testicular (lo llamó día) y creó la oscuridad arrancando un cromosoma de su cadena de ADN y matándolo a puñetazos (lo llamó noche).
Y creó los mares y océanos a escupitajos. Y dijo –Que haya plantas y árboles, y fruta sobre La Tierra- Y La Tierra, acojonada, empezó a vomitar todas estas cosas por miedo a las represalias de Chuck Norris.
Y miró al cielo con cara de mala leche alzando la pierna derecha en posición de patada giratoria. Y el cielo, acojonado, vomitó la Luna, el Sol y las estrellas.
Y Chuck se comió un kebab y cagó a todos los animales. Le dijo a Noé que construyera un frigorífico gigante de madera para guardarlos y hacer más tarde una barbacoa con su colega Trivette.
Y por último creó a McGiver. Le dio plenos poderes y lo instruyó en técnicas de supervivencia y en el antiguo arte del tuning. Lo apuntó a F.P en la rama de electrónica y le compró todos los deuvedeses de Bricomanía. Pero algo faltaba…
Entonces se dio cuenta… le asestó a McGiver una patada giratoria en todas las costillas y le arrancó un trozo de carne con el que modeló, a puñetazo limpio, a Xena, la princesa guerrera.
Y Chuck Norris observó todo lo que había hecho y dijo… -a tomar por culo!- y se fue al bar de C.D a tomarse un lingotazo de ácido de batería, dejando a McGiver y a Xena en el paraíso.
McGiver, harto de aburrirse (pues a Chuck se le había olvidado ponerle pene) se construyó un teléfono móvil, para chatear, con una cáscara de plátano, un percebe y golondrinos de su sobaco. Luego se construyó una tarjeta sim con la carátula de un disco de Ramoncín y tres dinosaurios. Al introducir la tarjeta sim en el móvil, automáticamente recibió un “llámame que no tengo saldo o te doy una paliza giratoria” de Chuck Norris.
Y McGiver llamó.
Y Chuck Norriis dijo a McGiver que tenía que escribir diez mandamientos. Y McGiver dijo que le venía mal, que si no lo podía hacer otra persona, que estaba liado. Y Chuck Norris dijo que lo tenía que hacer él por sus santos cojones. Y McGiver –pero esque no tengo nada para escribir- y Chuck –que te lo inventes, que si hace falta lo picas en la piedra con la punta del n…- Y McGiver construyó un cuadernillo Rubio con seis elefantes y unos alicates de pico de loro. Y escribió los diez mandamientos…
  1. Amarás a Chuck Norris sobre todas las cosas.
  2. No tomarás el nombre de Chuck Norris en vano.
  3. Lo invitarás a todas tus fiestas y la de los amigos, sobre todo si son las de Paquirrín.
  4. Honrarás a los padres de Chuck Norris.
  5. No lo matarás, es imposible
  6. No le mentirás, el castigo será la muerte.
  7. Ni se te ocurra intentar robarle.
  8. No levantarás falsos testimonios ni mentiras ni hechos que no haya realizado, aunque todo lo puede hacer, si él quiere.
  9. No desees con él pensamientos ni deseos impuros.
  10. No codiciarás ningún bien, todo pertenece a Chuck Norris.

3 comentarios:

Moïra dijo...

McGiver... mmm me gusta más como el coronel o'neill

ZeTTo dijo...

juasjuas No me habré tirado horas en la frikipedia leyendo el articulo de chuck, es mas, creo que aun no lo he terminado. xD

JackDaniels dijo...

brutal tio, brutal, mirate de colaborar con alguna revisto o periodico o lo que sea porque esto lo tiene que conocer la gente.